¿Quiénes somos?

Trabajamos en prevención y promoción de la salud mental de manera gratuita y está dirigido a las personas afectadas por los distintos trastornos de ansiedad: Pánico, distrés, fobia, depresión, como así también a los familiares de estos enfermos y también a todas aquellas personas que quieren prevenir estas enfermedades y mejorar su calidad de vida.. En la ciudad de Santa Fe depende de la Pastoral de la Salud Arquidiocesana, pero es abierta a todos los credos. Está a cargo de los asesores P. Hillmar Zanello, y P. Ricardo Coscio y un valioso equipo interdisciplinario conformado por coordinadores voluntarios y profesionales que ayudan en esta tarea de contener y aliviar de manera desinteresada y gratuita al herido psíquico y a sus familiares.

9 sept. 2011

Para la reflexión...

Del miedo y su capacidad de disfrazarse

Autor: Nelson Medina OP

Es curiosa la relación entre el resentimiento y la cobardía, según la denuncia de Nietzsche y sus seguidores. Curiosa porque muestra que muchas heridas permanecen en nosotros por una especie de miedo. He aquí un concepto etraordinariamente útil para evaluar las experiencias límite, de las que hemos empezado a hablar. Casi podemos decir que sin miedo no hay experiencia límite.

Ante todo hay que aclarar que el miedo tiene un valor positivo en la vida. Es básicamente el anuncio de un peligro y por lo tanto es una manera de proteger la vida y nuestros demás bienes. Santo Tomás de Aquino, en su Tratado de las Pasiones, muestra que el miedo tiene su raíz en el amor: porque amo un bien que no quiero perder, respondo con atención máxima y despliegue de mis fuerzas para defender lo que me pertenece y es valioso. El miedo, pues, es bueno, o por lo menos cumple una función buena; el problema empieza cuando se deforma o se hipertrofia.

Debe notarse que uno no se da cuenta de la mayor parte de los miedos que tiene. Sucede
así, en buena parte, porque el miedo es un recurso preparatorio para la defensa y por
eso nuestra atención no se dirige hacia el hecho de que tenemos miedo sino hacia aquello de lo que creemos que tenemos que defendernos. Si el miedo acaparara nuestra atención nos paralizaría, que es lo que sucede en los momentos de miedo extremo y súbito, al que llamamos pánico.

Pero el miedo en sí mismo trata de no llamar la atención sobre sí mismo de manera que
todos nuestros recursos estén prontos al combate. Por eso tardamos en percibir que sí
tenemos miedo. He conocido casos de personas que han vivido bajo un temor, a veces inexistente, años enteros, quizá la mayor parte de su vida. La gente los conoce como personas tal vez arrogantes, agresivas, impacientes o depresivas. Debajo de eso, a menudo, hay un lecho húmedo y sombrío de puro y simple miedo.

Nada de raro entonces que uno necesite ayuda para identificar los propios miedos. Pero
no es fácil pedir ayuda, porque eso humilla nuestra soberbia; y menos fácil es decir la
frase "tengo miedo." Esta sencilla y humana declaración de nuestra condición humana
suena a signo de debilidad, y nuestra sociedad occidental nos repite en todos los tonos que el mundo es de los fuertes, los tenaces, los que nunca se rompen; se supone que ellos son los únicos que se salen con la suya.
Todo está servido, pues, para que el miedo se enmascare y enquiste. Desde su caverna,
sin embargo, sigue siendo un tirano que no dudará en estropear cada uno de los días
que nos queden sobre la tierra.

El disfraz más irónico del miedo es la certeza. Uno se olvida de que tiene miedo sintiéndose seguro de cuáles son los problemas y sobre todo de quiénes son los culpables. Debajo de la ferocidad de muchas acusaciones suele estar una convicción total de la culpa que "alguien" tiene. Descargando la agresividad emocional contra ese "alguien" sentimos que estamos haciendo "algo" para defendernos. Pero esa convicción es falsa en la medida en que sólo está ocultando una serie de preguntas inquietantes, por ejemplo: ¿Y qué pasaría si no estuviera allí la verdadera causa del problema? ¿No será que yo tengo también parte de responsabilidad en todo esto?

Los grandes tiranos han sido genios en el arte criminal de disfrazarle a la gente los
miedos que la misma gente tiene. El racismo, por ejemplo, es una forma de miedo, pero si hablas con un racista verás que tiene todas las explicaciones y demostraciones de que los negros, o los gitanos, o los judíos, son la peor amenaza para la vida humana.

¿Puede hacerse algo contra este engaño?
Sí se puede. Por lo pronto, es bueno entrenarse en desconfiar de las certezas al acusar.
Los juicios que declaran completamente inocente a uno y completamente culpable a otro suelen estar errados y servir de escudo que esconde un miedo malo. Y sin embargo, es más fácil creer en la inocencia perfecta, como puede ser la de un bebé no nacido, que en la culpa perfecta. Aléjate de las condenas absolutas y estarás más libre de los engaños de tus propios miedos.

Todo radica en el deseo expreso y perseverante de entender y aceptar las razones, condicionamientos, adicciones, deseos profundos y duras tentaciones de los demás. Sólo cuando sientes que ya podrías disculpar a una persona es cuando puedes suponer que has empezado a vencer seriamente tus miedos.

El proceso de tratar de entender a mi prójimo me lleva a encontrar una serie de obstáculos adentro de mí. Y esta es una de las leyes básicas en este tema: nada avanzo en el conocimiento propio que no sea un avance en la capacidad de compadecer y amar a mis hermanos; recíprocamente: nada avanzo en el amor hacia mis hermanos que no me lleve a comprender y valorar mejor lo que soy ante Dios.